La importancia de los nombres científicos

Un comentario común en el gremio de los guías de turismo, es: “el de que no es importante saber los nombres científicos de las especies y que a los turistas poco les importa dicha información”.

Dicha aseveración, más bien me parece falta de razón de ser y lejos de estar en lo cierto, primero se debe de contextualizar al turista y definir su avidez de conocimiento, no por nada, existe una nomenclatura universal de los nombres científicos que tantos éxitos trajo a Carlos Linneo en su obra: “Systema naturae (1735-1770) [Systema naturae per regna tria naturae, secundum classes, ordines, genera, species, cum characteribus, differentiis, synonymis, locis]” y reforzado en obras posteriores. En otras palabras, Linneo trató de unificar los nombres de las especies agrupándolas en reinos, clases, órdenes, familias, géneros, especie, subespecie, sinonimia, etc. Hasta la fecha el sistema continúa siendo irrefutable, entonces, quienes somos nosotros, para simplemente desecharlo y dejar de lado nuestra función de informadores de turistas e incluso formadores de nuevas consciencias y mentalidades.

Detrás de un nombre científico, se pueden esconder muchos aspectos muy interesantes, más allá de complicadas y aburridas palabras en latín, griego o su transformación a dichos idiomas según el caso. Aspectos históricos, religiosos, descriptivos, culturales, etc. se ocultan en  ellos. De hecho, luego de un rato de jugar con los mismos se empieza por defecto, a ser capaz de comprender el significado de muchos, sin tener que hacer una revisión exhaustiva de bibliografía o buscarlos en internet u otras fuentes, los colores, formas, llamados, particularidades, rarezas u otros aspectos propios de una especie determinada pueden estar descritos en un nombre y parte del mismo se pueden encontrar en otro de una totalmente distinta y ayudar a descifrar el significado compuesto.

Los nombres científicos, pueden darse en función: de la dieta, localización, ciclo de vida, nombre local, nombre onomatopéyico, en honor a alguien, o como una combinación de factores y es importante conocerlos. En razón del turista, este debe saber que todo tiene una razón de ser, incluyendo estas raras palabras de las que hablo, la misma cosa puede llamarse de mil modos distintos o llamársele de igual modo a mil distintas cosas.

Otro motivo por el cual considero importante el conocer los nombres científicos, es que a nivel de guías profesionales, el dominio de los mismos, nos hacen lucir mejor y ciertamente el conocer su etimología nos da muchísimo de que hablar y enriquece grandemente nuestro discurso de cierta especie. No somos dioses, para aprender todos los nombres, pues es casi imposible, sin embargo; insto a que aprendamos algunos que conllevan importancia regional, social, histórica, etc. de nuestro país y entorno en el cual nos desenvolvemos. Buen ejemplo podría ser: “este es un higo, su nombre es: Ficus cahuitensis, recuerdan cahuita”.

A continuación, añado una lista con la explicación de algunos nombres científicos que podrían usarse en el campo por razones que leerán a continuación. Espero, sea de provecho y genere curiosidad por aprenderse más, los mismos fueron tomados de fuentes diversas.

Abelmoschus: El nombre del género tiene su origen en la palabra árabe “abu-l-mosk”, que significa “padre del almizcle”, debido al olor característico de sus semillas. Fam. Malvaceae.

Acacia: El nombre del género se deriva de la palabra griega acacie, de ace o acis, que significa “punta aguda”, aludiendo a las espinas que son típicas en las plantas del género. Fam. Fabaceae. Solo una especie introducida para CR. Acacia mangium.

Actinidiaceae: El nombre de la familia tiene su origen en el género Actinidia Lindl., cuyo nombre tiene origen en la palabra griega actino, que significa “rayo”; aludiendo a los estilos radiados de las flores. Conocidos como: Moquillos.

Aegiphila: Para algunos autores el nombre del género singifica “amigo de las cabras”, aludiendo que los caprínos gustan alimentarse con el follaje de las plantas, y se menciona que en la Isla de Martinica a una especie del género se le conoce como “madera o palo de cabra”. Fam. Lamiaceae.

Aeschynomene: El nombre del género tiene su origen en la palabra griega aischyno, que significa vergonzoso; y que fue usada por Plinio para denominar una planta cuyo follaje se plegaba al tocarla. Fam. Fabaceae.

Aegyptiaca: El nombre del epíteto alude a que la planta es originaria, o se publicó con material procedente de Egipto (Luffa aegyptiaca/Cucurbitaceae).

Ageratum: Aparentemente el nombre del género significa en griego “que no envejece”, y fue usado por Dioscórides, para denominar una planta que conserva el color de sus flores prolongadamente. Fam. Asteraceae. Santa Lucía.

Alfaroana: El nombre del epíteto honra la memoria del naturalista y arquéologo costarricense Anastásio Alfaro González (1865-1951). Alfaro fue el primer Secretario Administrador del Museo Nacional de Costa Rica, a la temprana edad de 22 años. En 1888 Alfaro elaboro el primer inventario florístico para el país, basado en el trabajo de William Botting Hemsley. (Psychotria alfaroana/Rubiaceae).

Allamanda: El nombre del género honra la memoria del botánico suizo, Frédéric Louis Allamand (1736-1803). Allamand en 1760 se unió a la marina holandesa, como doctor de abordo. En ese tiempo visitó Las Guayanas (entre otros lugares). Después, viaja como médico, a la corte del Zar a San Petesburgo. Fue también corresponsal de Carlos Linneo. Fam. Apocynaceae.

Alliacea: El nombre del epíteto alude que existe alguna relación con la familia Alliaceae Borkh, en este caso sin duda se trata al aroma semejante al del ajo (Allium sativum L.) que expelen las hojas de la planta al ser manipuladas (Petiveria alliacea/Phytolaccaceae).

Alliodora: Que tiene aroma semejante al género Allium L./Alliaceae (Cordia alliodora/Boraginaceae).

Alpinia: El nombre del género honra la memoria del médico y botánico italiano Prospero Alpini (1553-1617). Alpini en su juventud fue soldado de la armada milanesa, en 1574 comienza a estudiar medicina en Padua, graduándose con el grado de doctor 1578. Su pasión por la botánica y las plantas exóticas lo llevan a visitar Egipto en 1580, donde pasa tres años, estudiando entre otras cosas el manejo y la sexualidad de la palma datilera (Phoenix dactylifera L./Arecaceae). A su regreso, fija su residencia en la ciudad de Genova, donde funge como médico de Andrea Doria. En 1593 toma el cargo de Profesor de Botánica en la Universidad de Padua, al morir es substituído por su hijo Alpino Alpini. Quizás su obra más conocida es De Plantis Aegypti liber (1592). Fam. Zingiberaceae. Ginger rojo.

Alsophila: El nombre del género se deriva de las palabras griegas alsos (bosque, arboleda), y philos (amante, amigo, aficionado); “amante de las arboledas, o los bosques”; aludiendo al hábitat nemoral de estas plantas. Fam. Cyatheaceae. Helecho arborescente.

Amparoanum: El nombre del epíteto honra la memoria de Doña Amparo López-Calleja de Zeledón (1870-1951). Doña Amparo, cubana por nacimiento, como su nombre lo indica, fue patrocinadora de varios naturalistas de su época (especialmente de Carl Wercklé). De su colección de orquídeas resultaron muchos reportes y especies nuevas, como ésta que Tonduz recolectó en su residencia en Guayabo de Turrialba. Doña Amparo fue la esposa del reconocido ornitólogo costarricense José Cástulo Zeledón (Cycnoches amparoanum/Orchidaceae).

Anacardium: El nombre del género se deriva de las palabras griegas ana- (hacia arriba), y cardio (corazón), aludiendo a la semejanza del hipocarpo a un corazón humano en posición invertida. Fam. Anacardiaceae.

Anemopaegma: El nombre del género se deriva de las palabras griegas anemo- (viento), y paegma (juguete); “juguete del viento”; aludiendo a sus cápsulas dehiscentes con semillas aladas, adaptadas para la dispersión anemocora. Fam. Bignoniaceae.

Anisophylla: El nombre del epíteto se deriva de las palabras griegas aniso- (desigual), y phylla (que da hojas), “que da hojas desiguales”; aludiendo a las hojas morfológicamente distintas en una misma rama de la planta (Cissus anisophylla/Vitaceae),(Mortoniodendron anisophyllum/Malvaceae).

Annona: El nombre del género tiene su origen en la palabra latina annona, que significa “cosecha anual, provisión de víveres”; y Carlos Linneo lo aplicó probablemente aludiendo a los frutos comestibles de varias de sus especies. Fam. Annonaceae.

Anthurium: El nombre del género se deriva de las palabras griegas antho- (flor), ura, uro, oura (cola), y –ion(diminutivo); aludiendo a la semejanza del espadice con la cola de un animal. Fam. Araceae.

Ardisia: Aparentemente el nombre del género tiene su origen en la palabra griega ardis, que significa “punta de dardo”; aludiendo a los ápices acuminados de sus pétalos. Fam. Myrsinaceae. Tucuicos.

Artocarpus: El nombre del género se deriva de las palabras griegas arto- (pan) y carpos (fruto); “fruta de pan”; aludiendo a sus frutos comestibles y muy nutritivos. Fam. Moraceae.

Asclepias: El nombre del género honra al Dios griego de la medicina Asklepios, que era Esculapio, para los romanos. Asklepios tenía el don de la curación y conocía muy bien las plantas medicinales. Fam. Apocynaceae.

Bactris: El nombre del género tiene su origen en la palabra griega bactron, que significa cayado o bastón; aludiendo a sus estípites leñosos. Fam. Arecaceae.

Bauhinia: El nombre del género honra la memoria de los hermanos Caspar (1560-1624) y Johann (1541-1613) Bauhin, herbolarios y botánicos suizos. Caspar fue autor de una obra llamada Pinax theatri botanici,donde describe alrededor de seis mil especies, clasificadas por género y especie, su hito en los anales de la botánica, radica en que fue el primer trabajo donde se aplicó el sistema binomial de nomenclatura. Muchos de los géneros propuestos por Caspar fueron adoptados por Carlos Linneo, e incluso se mantienen hoy en día. Johann fue autor de una extensa obra intitulada Historia Plantarum universalis, que se publicó cuarenta años después de su muerte. Fam. Fabaceae.

Biolleyi: El nombre del epíteto honra la memoria del entomólogo suizo Paul Biolley (1862-1908). Biolley era parte del equipo, que junto con Adolphe Tonduz y Henri Pittier, realizó memorables expediciones a lugares en aquel tiempo recónditos de Costa Rica (Piper biolleyi/Piperaceae).

Blighia: El nombre del género honra la memoria del contaralmirante inglés William Bligh (1754-1817). Bligh empezó a formar parte de la Marina Real a la edad de 9 años¡. A los 23 años se unió al Capitán Cook en su tercera y última expedición, demostrando ser un prodigio en el arte de la navegación y la cartografía. Aparentemente Bligh trajo las primeras plantas de Blighia sapida K.D. Koenig, a los Royal Botanic Gardens, en Kew en ca. 1793, procedentes de África Occidental. Fam. Sapindaceae. Ceso vegetal, Akí.

Atratus: Vestido de luto. En alusión al color negro del zoncho y sus visitas a cadáveres para alimentarse.

Burgeri: El nombre del epíteto fue dedicado por Kuijt al insigne botánico estadounidense William C. Burger (1932-). Burger trabaja con el Field Museum of Natural History, en Chicago, EEUU. Realizó estudios para su doctorado en Etiopia e inicio la serie de publicaciones intituladas Flora Costaricensis. (Phoradendron burgeri/Santalaceae). Burguer también trató a la familia Piperaceae y otras para CR.

Buteo: El nombre genérico significa zopilote. Fam. Accipitridae.

Buteogallus: Zopilot-gallo. Fam. Accipitridae.

Caerulea: De color azul. Egreta caerulea. Fam. Ardeidae.

Calophyllum: El nombre del género se deriva de las palabras griegas calo- (bella, bello), y phyllum (hoja, folíolo); “con hojas bellas”. Fam. Callophyllaceae. Cedro María.

Carapichea: El nombre del género tiene su origen en el nombre vernáculo de Carapichea guianensis Aubl., en La Guayana Francesa. Fam. Rubiaceae.

Chica: El nombre del epíteto tiene su origen en el nombre de un tinte, que se extrae de la planta en la región de Cassiquiare (Venezuela), y cuyo uso fue reportado Humboldt & Bonpland en su famoso viaje del Orinoco al Amazonas, donde recorrieron 2725 km, a pie y en piragua. Arrabidea chica. Fam. Bignoniaceae.

Cathartes: del griego Kathartes: limpiador, purificador. Fam. Cathartidae. Cathartes aura del nombre nativo mexicano Auroúa y Cathartes burrovianus en honor a la memoria de Marmaduke Burrough, doctor y colector en México.

Cecropia: El nombre del género fue dedicado a la figura mitológica griega de Cecrops, quien presuntamente fue el primer rey ateniense. Cecrops era representado con el torso humano, y de la cintura hacia abajo tenía la forma de una serpiente, o la cola de un pez. Él instruyó a los atenienses sobre el matrimonio, los rituales funebres y también les enseño a leer y a escibir. Fam. Urticaceae.

Coffea: El nombre del género probablemente se derive de la latinización de las palabras arabes “quahwah”, o “qahwa”. Fam. Rubiaceae.

Coragyps: del griego Korax: el cuervo; gyps: el buitre. Buitre cuervo. Fam. Cathartidae.

Cordia: El nombre del género honra la memoria del botánico y farmacéutico alemán Valerius Cordus (1515-1544). Cordia Sp. Fam. Boraginaceae.

Croton: El nombre del género tiene su origen en la palabra griega kroton, que significa “garrapata”, aludiendo a la semejanza de las semillas de algunas de sus especies, con éstos ácaros. Fam. Euphorbiaceae. Croton draco, Targúa.

Dalbergia: El nombre del género honra la memoria de los hermanos suecos Carl Gustav (1754-?) y Nils E. Dahlberg (1736-1819, ó 1735-1820). Carl fue recolector de plantas para Carlos Linneo y luego soldado mercenario en Surinam. Nils fue botánico y médico de la corte, viajó por Francia y Alemania y fue en dos ocasiones Presidente de la Academia de Ciencias de Estocolmo. Fam. Fabaceae. Dalbergia retusa. Cocobolo.

Dieffenbachia: El nombre del género honra la memoria de Josef F. Dieffenbach (1790-1863). Dieffenbach fue jardinero y curador de los jardines del Palacio Real de Schönbrunn, en Viena, cuando Heinrich Wilhelm Schott fue director. Fam. Araceae.

Dioscorea: El nombre del género honra la memoria del médico, botánico y farmacólogo de la antigua Grecia Pedanio Dioscórides Anazarbeo, cuya obra De Materia Medica se convirtió en el principal manual de farmacopea durante la Edad Media y el Renacimiento. Fam. Dioscoreaceae. Ñame.

Doliocarpus: El nombre del género se deriva de las palabras griegas dolios (engañoso, falso); y carpos (fruto); “con frutos falsos o engañosos”; aludiendo según algunos autores a la engañosa apariencia de sus frutos, que se ven hermosos y apetecibles, pero son venenosos. No obstante no es algo de lo que se tengan reportes alarmantes en el país. Fam. Dilleniaceae. Bejuco de agua.

Donnell-smithii: El nombre del epíteto honra la memoria del botánico y Capitan Naval John Donnell-Smith (1829-1928). Donell-Smith estuvo trabajando por varios meses en Costa Rica en el año 1896, al lado de Anastasio Alfaro y Henri Pittier. Donnel-Smith, fue llamado en su momento “el padre de la botánica centroamericana” , por su arduo y tesonero trabajo, así como por su conocimiento de las plantas de la región. Entre sus obras podemos citar: Enumeratio Plantarum Guatemalensium (1889-1907). (Ficus donnell-smithii/Moraceae).

Draco: El nombre del epíteto significa en griego “dragón”, o “serpiente”; aludiendo probablemente a su savia, que al oxidarse puede tornarse rojiza, como la “sangre de dragón” (Croton draco/Euphorbiaceae).

Draconoptera: El nombre del epíteto se deriva de las palabras griegas draco-, draconto- (dragón, serpiente), yptero (ala, alado); “con alas de dragón”; aludiendo a la forma de sus frondes (Tectaria draconoptera/Tectariaceae).

Dracontium: El nombre del género tiene su origen en la palabra latina draco-, draconti- (dragón, serpiente), +ium (diminutivo); aludiendo a que la epidermis del pecíolo de algunas especies, se parece a la piel de una serpiente o un dragón. Fam. Araceae.

Echeverrianum: El nombre del epíteto alude a que la planta es originaria, o se publicó con material procedente de la localidad de Echeverría (que bien podría ser en San Antonio de Belén, o en Llorente de Tibas), Costa Rica (Piper echeverrianum/Piperaceae).

Elaeis: El nombre del género tiene su origen en la palabra griega elaia, que significa “olivo”, por el aceite que se obtiene de los frutos. Fam. Arecaceae. Palma africana.

Elleanthus: Algunos autores piensan que el nombre del género se deriva de las palabras griegas Elle(Helena), y antho (flor); “la flor de Helena”. Según los mismos el autor del género honra con este la memoria de Helena de Troya, Reina de Esparta. Fam. Orchidaceae.

Frantzii: El nombre del epíteto probablemente honre la memoria del geógrafo alemán Alexander von Frantzius (1821-1877). Frantzius había llegado a Costa Rica en Compañía de sus compatriotas, el botánico Carl Hoffmann y el horticultor Julián Carmiol (Stachytarpheta frantzii/Verbenaceae), (Pteroglossus frantzii/Ramphastidae).

Friedrichsthaliana: El nombre del epíteto honra la memoria del botánico y recolector de plantas austríaco Emanuel Ritter von Friedrichsthal (1809-1842). Friedrichsthal recolectó plantas en Costa Rica, Grecia, Guatemala, Nicaragua y Panamá (Chrysothemis friedrichsthaliana/Gesneriaceae).

Ghiesbreghtiana: El nombre del epíteto honra la memoria del botánico francés Auguste Boniface Ghiesbreght (1810-1893). Ghiesbreght recolectó plantas en México entre los años 1842-1854 (Calyptrogyne ghiesbreghtiana/Arecaceae). Suita.

Grevillea: El nombre del epíteto honra la memoria del horticultor inglés Charles Francis Greville (1749-1809). Greville introdujo y cultivó muchas plantas exóticas en Inglaterra, 14 de las cuales están ilustradas enCurti´s Botanical Magazine. Fue miembro y Vice-Presidente de la Royal Society of London y miembro del Parlamento. Fam. Proteaceae. Gravileas.

Guanacastensis: El nombre del epíteto alude a que la planta es originaria, o se publicó con material procedente de Guanacaste (Pleurothallis guanacastensis/Orchidaceae).

Guapilensis: El nombre del epíteto alude a que la planta es originaria, o se publicó con material procedente de Guapiles, Limón (Psychotria guapilensis/Rubiaceae).

Guarea: El nombre del género tiene su origen en el nombre vernáculo cubano “guara”, o guaraguau”. Fam. Meliaceae. Pocora.

Guatemalensis: El nombre del epíteto alude a que la planta es originaria, o se publicó con material procedente de Guatemala (Vochysia guatemalensis/Vochysiaceae).

Guatteria: El nombre del género honra la memoria del botánico italiano Giovanni Battista Guatteri (1739, ó 1743-1793). Guatteri fue profesor de botánica y fundador del Nuevo Jardín Botánico de Parma. Fam. Annonaceae.

Haliaetus: Del griego: Hali: Mar y Aetus: Aguila. Aguila pescadora. Fam.Pandionidae.

Hamelia: El nombre del género honra la memoria del horticultor y abogado francés Henri Louis Duhamel du Monceau (1700-1781). Duhamel luego de haber terminado su carrera de derecho a los 21 años, entra a estudiar botánica en el Jardin du Roi (posteriormente llamado Jardin des Plantes); uno de sus nuevos amigos Bernard de Jussieu, lo recomienda a la Académie des Sciences para realizar un estudio sobre la enfermedad que azota los cultivos de azafrán (Crocus sativus L./Iridaceae) en las áreas alrededor de Boynes. Duhamel descubre que la enfermedad es de origen fúngico y la publicación de su trabajo le vale el ingreso a la Académie des Sciences. Al morir Duhamel lega los bosques que había cultivado en sus fincas de Vrigny y Denainvilliers- donde habían plantadas no menos de 692 especies de árboles- a los neófitos y científicos consumados, para futuros estudios. Fam. Rubiaceae. Hamelia patens. Coralillo, fosforillo.

Hammelii: El nombre del epíteto fue dedicado por Croat y Grayum al botánico y recolector de plantas estadounidense Barry E. Hammel (1946-). Hammel ha sido un acerrimo explorador y recolector de plantas en Costa Rica, México, Panamá y Surinam. Es connotado especialista de la familia Cyclanthaceae y el editor principal del Manual de Plantas de Costa Rica (Dieffenbachia hammelii/Araceae).

Hartshorniana: El nombre del epíteto fue dedicado por Barry Hammel, al Doctor en Recursos Forestales Gary S. Hartshorn, quien fue por 7 años presidente de la Organización para Estudios Tropicales (OET). Hartshorn recolectó plantas en la Estación Biológica La Selva (Puerto Viejo de Sarapiquí), entre los años 60’ y 70’ (Ocotea hartshorniana/Lauraceae).

Harpago: Persona rapaz. Cuenta la historia que existió un general Persa, Harpago, quien fue forzado a comerse a su hijo. Fam. Accipitridae.

Helenae: En memoria de Helena de Troya. Lophornis helenae. Fam. Trochillidae.

Heliconia: El nombre del género tiene su origen en el mítico Monte Helicón, la residencia de las musas. Fam. Heliconiaceae.

Heliomaster: Griego Helios: sol. Master: el que busca. Fam. Trochillidae.

Heliornis: Griego, Ave de sol. Fam: Heliornithidae.

Hoffmannii: El nombre del epíteto honra la memoria del médico y recolector de plantas alemán Carl Hoffmann (1823-1859). Hoffmann llegó a Costa Rica en 1854, recolectó plantas principalmente en la parte central del país y ascendio a los volcanes Irazú (1856) y Barva (1858). Hoffmann fue “Cirujano Mayor del Ejercito Expedicionario”, en la campaña contra los filibusteros en el año 1856. (Syngonium hoffmannii/Araceae) (Melanerpes hoffmanii/Picidae), (Choloepus hoffmanii/Megalonychidae).

Hoffmannia: El nombre del género honra la memoria de George Franz Hoffmann (1760-1826). Hoffmann fue profesor de botánica en la Universidad de Gottinga. Fam. Rubiaceae.

Holdridgeanum: El nombre del epíteto honra la memoria del dendrólogo y ecólogo estadounidense Leslie Rensselaer Holdridge (1907-1999). Holdridge recolectó plantas en Costa Rica, Ecuador y Haiti; fue director del Centro Científico Tropical, y alcanzó renombre mundial con su revolucionario Sistema de Zonas de Vida. Parte del área donde hoy se establece la Estación Biológica La Selva, en Puerto Viejo de Sarapiquí, fue anteriormente de su propiedad. (Piper holdridgeanum/Piperaceae).

Leptodon: del griego lentos: delgado; odon: el diente. Hace referencia a la punta curva de la mandíbula superior. Fam. Accipitridae.

Myrmecizadel griego: que embosca a las hormigas.

Pandion: Refiere a Pandion, rey de Attica en un mito griego. Fam. Pandionidae.

Paraponera: del griego ponerina, “dolor”.  Hormiga bala.

Rostrhamus: del latín rostrum: el pico; hamus: gancho. Fam. Accipitridae. Gavilán caracolero.

Sarcoramphus: del griego sarx: carne; rhamphus: pico. Hace referencia a la carúncula carnosa en la base del pico. Fam. Cathartidae.

Sociabilis: Probablemente, por el comportamiento gregario en el anidamiento de esta especie. Fam. Accipitridae.

Zeledonii: En memoria de José Cástulo Zeledón. Myrmeciza zeledonii. Fam. Thamnophilidae.

Hay muchísimos, miles de ejemplos más, sin embargo no es mi propósito el ser exhaustivo sino más bien, ilustrativo en el tema y sembrar la semilla de la curiosidad en mis colegas guías de turismo.

Fuente:

Por Andrés Herrera González

http://www.elyerbario.com/la-importancia-de-los-nombres-cientificos/

SUBIR